To improve your experience and the service on our websites we use our own cookies and from third parties (other service providers). If you browse on our website, you are accepting the use of cookies in the conditions established in this document Cookies Policy.This policy may be updated, as such we invite you to review it regularly.

Press release

- Ticagrelor 60 mg dos veces al día, administrado junto con ácido acetilsalicílico, se asoció a una reducción del riesgo relativo de un 29% de la mortalidad cardiovascular en pacientes tras un infarto de miocardio tratados más allá del primer año[1].
- Según revela una encuesta poblacional impulsada por AstraZeneca, el temor a sufrir un infarto es mucho menor con respecto al cáncer o a las enfermedades degenerativas, pese a su alta incidencia y mortalidad[2].
- El 72% de las personas que han sufrido un infarto afirma que su vida cotidiana ha variado tras sufrir un evento cardiovascular, sin embargo, un 28% considera que no ha cambiado nada[2].

Madrid, 14 de febrero de 2018.- El arsenal terapéutico actual para el tratamiento de los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio (IM) se amplía con la llegada a España de una nueva dosis e indicación de Brilique® (ticagrelor) 60 mg, de AstraZeneca. Se trata del único antiagregante plaquetario antagonista de P2Y12 indicado para el tratamiento ampliado de pacientes con antecedentes de infarto de miocardio (IM) más allá del primer año y que presentan un alto riesgo de padecer un acontecimiento aterotrombótico[3].

Investigaciones recientes han demostrado que, aproximadamente, uno de cada cinco pacientes sufrirá otro infarto de miocardio, ictus o muerte cardiovascular (CV) en los tres años siguientes después de un infarto de miocardio, incluso aunque no hayan experimentado eventos después de 12 meses[4]. En un subanálisis del ensayo PEGASUS-TIMI 54, que incluye más de 16.000 pacientes, se demuestra que el tratamiento con ticagrelor reduce un 20% el riesgo relativo de muerte CV, infarto agudo de miocardio (IAM) o ictus, un 29% el riesgo relativo de muerte CV y un 20% el riesgo relativo de la mortalidad por cualquier causa[1]. Los resultados de este estudio[5] han respaldado la autorización de ticagrelor 60 mg por parte de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) para esta indicación.

En palabras del Dr. Vicente Arrarte Esteban, cardiólogo del Hospital General de Alicante y presidente electo de la sección de Riesgo Cardiovascular y Rehabilitación Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), esta nueva indicación ofrece el beneficio de “reducir eventos trombóticos, lo que se traduce en disminuir el riesgo de infartos y morbimortalidad cardiovascular”. Además, según apunta este experto, “las cifras nos cuentan que cada vez controlamos mejor la fase aguda pero, sin embargo, sigue habiendo un gran porcentaje de pacientes con eventos meses o años más tarde de su infarto”.

Pese a que existe un mayor conocimiento en materia de la enfermedad cardiovascular, prosigue el Dr. Arrarte, “aún tenemos necesidad de optimizar el tratamiento para la prevención aterotrombótica en los pacientes antiagregados más allá del año del infarto. Ticagrelor 60 mg precisamente aporta ese extra de antiagregación para los pacientes que persisten con riesgo excesivamente alto y que sabemos tiene alto riesgo de recaídas con las estrategias terapéuticas actuales”. El experto también ha destacado las prioridades que se marcan en el abordaje del IM. “Tratar adecuadamente al paciente en la fase aguda, darle una estrategia preventiva adecuada lo antes posible dentro de un programa de Rehabilitación Cardíaca en el que se reduzcan al mínimo las recaídas y nuevos eventos. Ticagrelor 60 mg es una pieza más del puzzle en el manejo de pacientes de más alto riesgo trombótico y riesgo hemorrágico no aumentado”.

Por otra parte, el riesgo de padecer un evento aterotrombótico se mantiene elevado durante los cinco años posteriores a un infarto[8],[7]. Tal y como ha explicado el Dr. Manuel Anguita Sánchez, presidente de la SEC, “este elevado riesgo afecta a un porcentaje muy importante de la población que tiene una enfermedad coronaria por lo que, con esta nueva dosis, los pacientes se podrán beneficiar del efecto de reducción de eventos cardiovasculares recurrentes con un menor riesgo hemorrágico”.

La compañía ya comercializaba la dosis de ticagrelor 90 mg en España que, administrado conjuntamente con ácido acetilsalicílico (AAS), está indicado para la prevención de acontecimientos aterotrombóticos en pacientes adultos durante los 12 primeros meses después de un SCA[3] [4]. En el caso de ticagrelor 60 mg, existen datos limitados sobre la eficacia y la seguridad del ticagrelor más allá de los 3 años de tratamiento ampliado[3].



Baja percepción de riesgo en la población

Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), dentro del grupo de enfermedades circulatorias, las enfermedades isquémicas del corazón (infarto, angina de pecho…) ocuparon el primer puesto en cuanto al número de defunciones[8]. Por su parte, una de cada cuatro personas encuestadas ha sufrido un evento cardiovascular directamente o en su entorno familiar[2].

Sin embargo, pese a su alta incidencia y mortalidad, el temor a sufrir un infarto es menor con respecto al cáncer o las enfermedades degenerativas[2]. Estas son algunas de las conclusiones de la encuesta ‘Salud cardiovascular y estilo de vida de la población española’, promovida recientemente por AstraZeneca, que revela la escasa percepción de riesgo que tienen los pacientes de su enfermedad[2], sin ser conscientes de la posibilidad existente de sufrir otro episodio cardíaco más allá del primer año[4]. “Existe una baja percepción del riesgo y de la gravedad de la enfermedad cardiovascular, sobre todo, cuando se la compara con el cáncer o las enfermedades neurodegenerativas. Esto se puede deber al hecho de que hay muchos tratamientos eficaces para las enfermedades cardiovasculares y parece que nadie fallece, pero esto es totalmente contrario a la realidad. Por eso, es importante hacer campañas de concienciación y educación por parte de los médicos, la administración sanitaria y las sociedades científicas”, ha asegurado el Dr. Anguita.

Y es que según revela la encuesta, el 72% de las personas que han sufrido un infarto afirma que su vida cotidiana ha variado en algún aspecto tras sufrir un evento CV, y señala la mejora de sus hábitos de vida y el aumento de la dependencia como los principales cambios. Por el contrario, un 28% de las personas considera que no ha cambiado nada su rutina tras haber padecido un infarto[2].

En este sentido, el Dr. Anguita ha destacado que se trata de “un dato que demuestra que aún hay un elevado número de pacientes que no son conscientes del elevado riesgo que existe de que se produzca un nuevo infarto. Las personas que ya han sufrido un infarto modifican sus hábitos de vida en una menor medida de la que deberían, ya que no están nada preocupados de dicho riesgo porque consideran que no afecta a su vida ni tampoco piensan que llevar una vida saludable es fundamental”.

Por último, el Dr. Gustavo Vitale, Medical Lead del área de Cardiovascular de AstraZeneca España, ha querido hacer hincapié en que “las enfermedades cardiovasculares, renales y metabólicas representan una prioridad estratégica para AstraZeneca. Nuestra experiencia de más de 100 años y nuestra apuesta por la investigación y el desarrollo de nuevos tratamientos han logrado consolidar un porfolio de moléculas de enorme potencial en esta área terapéutica. Gracias a este pipeline, seguimos trabajando a diario para lograr frenar, modificar o detener el curso natural de estas patologías, poniendo la ciencia al servicio de millones de pacientes en todo el mundo para ofrecerles los mejores tratamientos”.



Sobre la encuesta ‘Salud cardiovascular y estilo de vida de la población española’

La encuesta ‘Salud cardiovascular y estilo de vida de la población española’, elaborada por Ipsos para AstraZeneca, tiene como objetivo conocer las enfermedades que más preocupan a la población española, así como el nivel de información que tienen sobre ellas. En concreto, la enfermedad cardiovascular es una de las principales causas de muerte en España. Los resultados de este estudio revelan la percepción de riesgo que percibe el paciente cardiovascular sobre su enfermedad y cómo ha cambiado su estilo de vida tras sufrir un evento cardiovascular.

En el desarrollo de esta encuesta se han realizado 1.009 entrevistas telefónicas a población general (49% hombres, 51% mujeres) realizadas a personas con una edad comprendida entre los 35 y 90 años.



Sobre AstraZeneca

AstraZeneca es una compañía farmacéutica global e innovadora centrada en el descubrimiento, desarrollo y comercialización de medicamentos bajo prescripción médica, principalmente para el tratamiento de enfermedades de tres áreas terapéuticas principales: Oncología, Enfermedades Cardiovasculares y Metabólicas y Respiratorio. La compañía además es activa en las áreas de Autoinmunidad, Neurociencias e Infección. AstraZeneca opera en más de 100 países y sus medicamentos innovadores son usados por millones de pacientes en todo el mundo. Además, AstraZeneca ha sido reconocida como Top Employer en España y en Europa. Para más información: http://www.astrazeneca.es.



Síguenos en:

Twitter AstraZeneca España

LinkedIn AstraZeneca España

Google + AstraZeneca España



Para más información:



Departamento de Comunicación de AstraZeneca:

Katja Soto

Tel: 91 301 90 59 M: +34 620 631 852

Katja.Soto@astrazeneca.com



Weber Shandwick:

María García de Ceca / Álvaro Mateo

Tel: 91 745 86 00 M: +34 646 772 731

mgarciadececa@webershandwick.com / amateo@webershandwick.com



Referencias

[1] Dellborg M, Bonaca MP, Storey RF, et. Al. Efficacy and safety with Ticagrelor in Patients with Prior Myocardial Infarction in the approved European label: Insights from PEGASUS-TIMI 54 [poster]. Presented at: European Society of Cardiology; August 26-30; 2017. Barcelona, Spain. Poster P3670

[2]Encuesta Salud cardiovascular y estilo de vida de la población española. AstraZeneca, enero 2018.

[3]Ficha Técnica Brilique® (ticagrelor).

Enlace: http://www.ema.europa.eu/docs/es_ES/document_library/EPAR_-_Product_Information/human/001241/WC500100494.pdf

[4]Bonaca MP, Bhatt DL, Cohen M, et al. Long-term use of ticagrelor in patients with prior myocardial infarction. N Engl J Med. 2015; 372:1791-800. Enlace: http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJMoa1500857

[5]Kikkert WJ, Hoebers LP, Damman P, Lieve KV, Claessen BE, Vis MM et al. Recurrent myocardial infarction after primary percutaneous coronary intervention for ST-segment elevation myocardial infarction. The American journal of cardiology. 2014;113(2):229-235.

[6]Nakatani D, Sakata Y, Suna S, Usami M, Matsumoto S, Shimizu M et al. Incidence, predictors, and subsequent mortality risk of recurrent myocardial infarction in patients following discharge for acute myocardial infarction. Circ J. 2013;77(2):439-446.

[7] Defunciones según la causa de muerte. Año 2016. Instituto Nacional de Estadística (INE): http://www.ine.es/prensa/edcm_2016.pdf



Follow us on Twitter:


Contact Acceso - +34 91 787 00 00 / +34 93 492 00 00
Sitemap - All rights reserved - Legal notice - Web Accesible